lunes, 3 de noviembre de 2008

Protesto, me rehúso



Tuve la mala suerte de que un fulano con el que estaba saliendo a carretear, me maltrató, es decir, me insultó, me amenazó y me golpeó. Me sorprenden las cosas que he escuchado a partir de mi relato de ello, tales como “no deberías beber de igual a igual con un hombre, porque los hombres se desubican y, como mujer, lo que tienes que hacer es frenarlos”, o “tú tienes un discurso feminista muy agresivo, por eso te pasan estas cosas”, o “no lo denuncies, porque es como mucho”, o “tú tienes algo torcido que saca lo torcido de mí”, o “porque tú me presionaste, me sacaste esa reacción violenta”.
Y, ahora, que por fin esta semana de decantar el horrendo episodio ha terminado, quiero responder a cada una de esas cosas y referirme a otras que también pienso.
En primer lugar, me rehúso a creer que, cuando una persona agrede a otra, haya alguna razón lógica para ello. No fue mi discurso, no es lo que hayas bebido o cuánto carretees con un hombre y tampoco creo que tenga que actuar como la madre de cada sujeto que conozco y mantenerme siempre en cierta posición de control para que él no se desbande (¿no se supone que todos los seres humanos desarrollemos autocontrol y que nos hagamos responsables de lo que hacemos, independientemente del género o identidad sexual que poseamos? Que me disculpen los que lo ven de otro modo. Pero me rehúso rotundamente a aceptar como respuesta algo diferente a un “sí, hacerse responsable y autocontrolarse es lo que todos y todas debemos hacer”).
El asunto es este: un hombre violento es un hombre violento, no importa lo que digas, o lo que hagas, o lo que pienses, ese hombre violento siempre encontrará la forma de agredirte y hacerte sentir que eres responsable de ello, a pesar de que, en buen chileno, la agresión es su cuento. Me sorprende la gente que empatiza inconscientemente con esa posición, que sostiene que, en parte, soy responsable de haber tenido una cortapluma en el cuello o que me ofendieran de maneras que no quiero traer a colación ahora (de hecho, la idea es olvidarlas). Miles de veces he carreteado con otros hombres, miles de veces, he conversado las mismas cosas… ¿por qué se supone que tenga que asumir algún grado de responsabilidad respecto de la conducta violenta de otro, cuando no hay ninguna razón para ello?
Un hombre decente, un buen hombre (que de esos también conozco y muchos), no responde a la presión –si es que tal presión existió– con insultos, sino que se explica o, por último, se va del lugar donde se siente incómodo en lugar de castigar a otro por lo que le molesta. Y ese es el punto. Me rehúso a creer de cualquier forma que una persona que es maltratada física y/o sicológicamente (léase hombre o mujer) deba pensar que tiene que cambiar aspectos de su personalidad, de su discurso, de su manera de ser ante la vida. No, de ninguna manera. Lo que hay que hacer es cortar de raíz la relación con alguien violento para que ésta no te consuma en un espiral disfuncional. Y si eres de los violentos, ahí sí que tienes cosas que cambiar, empezando por hacerte responsable y caminar derechito hacia una buena terapia. El resto no tiene por qué pagar lo que en tu interior te pone mal. Y no es el resto, no está afuera el motivo. Eres tú el que quiere pegar, insultar, maltratar y buscarás cualquier estúpida ocasión para hacerlo.
Si, como sociedad, seguimos perpetuando la idea de que “al que le pegan es por algo”, seguimos justificando la posición del agresor, seguimos sentados cómodamente, viendo cómo se pasa por encima de los derechos de niños, de personas con identidades sexuales diferentes, de etnias, de mujeres y, por qué no decirlo, de hombres que también son víctimas de mujeres que los minimizan, maltratan y agreden. Y me rehúso terminantemente a que la violencia sea validada, a que quienes la sufren día a día sean puestos en tela de juicio, en lugar de ser apoyados y acogidos, entendidos en el tremendo dolor que sufren. Basta. Dejemos de ver la paja en el ojo ajeno, en lugar de ver la viga en el nuestro propio. Como sociedad y, muchas veces, como personas, somos incapaces de contener y de apoyar al que sufre. Y acá voy de nuevo: me rehúso, me rehúso a aceptar estas situaciones y adaptarme a ellas como si fuesen lo correcto. Y no sólo me rehúso, me revelo y me rebelo con la única arma que soy capaz de esgrimir: las palabras.

4 comentarios:

Patrick dijo...

De nuevo con tus brillantes ideas Pamela. Felicitaciones.

Creo que muchos tienen cosas muy interesantes que decir, y este espaco que has generado es el ideal para sentirse invitados a expresarlos.

¡Concuerdo completamente con tu posición! Me alegra también que que aproveches el arma que Dios nos da: Su Palabra.

Pronto subiré algo que escribí yo acerca de nuestra sociedad, nuestros conceptos de dignidad y derechos. Te va a gustar. Hasta pronto.
Adios. Un amoroso abrazo.

Pamela Catalán Segovia dijo...

Patrick, genial. Y ese es el punto, que discutamos, que opinemos, que seamos protestantes en todo el sentido de la expresión. Me va a encantar leer tu texto. Y puedes hacerlo libremente porque ya te dejé marcado como autor. Así que dale no más. Un abrazo en Cristo.

Mateo dijo...

Genial texto, Pamela.
La verdad es que opino de la misma manera. La violencia no se justifica de ninguna manera (a menos q tengas serios problemas de moral), y una postura de rebeldía en contra de ella, es lo mejor que podemos hacer -aunque francamente, he preferido mantenerme con una postura indiferente y fría, manteniéndome al margen de la violencia que me podría afectar. En fin.
Me alegro que escribas en un nuevo blog, y especialmente si es uno con un fuerte contenido social y religioso (?). No podrías estar en un mejor sitio :D

Bueno, un beso.

PS: (hay) mucho (de) q hablar, (tengo) urgencia de verte pronto

Juan dijo...

Todo lo que ahí expresas va con mi manera de percibir de la sociedad en la cual nos ha tocado de andar por esta vida. Lamentablemente el "machismo y a veces el feminismo exacerbado", nos lleva a situaciones, como las que describes. El abuso de aquellos que en algún instante tienen poder, como fue durante la dictadura de los militares y civiles, que muy poco de civilizados tenían.
¡ Salud por tus Poemas y escritos !
Salvar.: Escultor de la simple Piedra-Roca viva.